Sin lugar a dudas, la estrategia clave que se aborda y promueve como práctica recomendada para la CAA es el modelado o la estimulación del lenguaje asistido. Todos comprendemos el hecho de que los usuarios de la CAA no harán un uso eficaz de sus sistemas de CAA para comunicarse si no ven que otros usuarios los están utilizando con regularidad y fiabilidad.

Sin embargo, aunque a menudo hablamos de la importancia del modelado, no se suele ahondar en los detalles sobre CÓMO ponerlo en práctica.

El primer paso siempre es atreverse y probar, recordando que cualquier tipo de modelado es mejor que ninguno. 

Modelar la CAA

A la hora de iniciar el modelado de la CAA con los individuos, la forma en que modelamos las palabras y el lenguaje es de vital importancia. Por lo tanto, merece la pena tener en cuenta los SÍ y los NO a este respecto.

  • SÍ: Céntrate en las palabras clave al modelar
  • Y...
  • NO: No creas que siempre es necesario modelar frases completas desde el punto de vista gramatical.

Cuando nos centramos en modelar las palabras clave de una frase, en realidad estamos centrándonos en las palabras del mensaje que más significado transmiten. Por ejemplo, supongamos que quiero modelar la frase siguiente: “IR TIENDA COMPRAR PLÁTANOS”. Pese a que la frase no está completa desde el punto de vista gramatical, el mensaje general se comprende perfectamente, sobre todo si se modela en un contexto en que le cuento a mi amigo lo que he hecho esta mañana.

Las palabras clave permiten demostrar cómo comenzamos por combinar palabras para crear frases y formar el lenguaje sin necesidad de conocer o comprender la gramática. Por desgracia, muchos de nosotros somos abanderados de la gramática. Los errores gramaticales nos llaman especialmente la atención, y la idea de modelar frases gramaticalmente incorrectas es algo que nos incomoda. Pero no pasa nada. En realidad es algo a lo que nos tenemos que acostumbrar.

Desde el punto de vista lógico, tiene sentido modelar las palabras clave sin preocuparnos tanto de si las frases son gramaticalmente correctas. De hecho, posiblemente este sea el modo en que el usuario de la CAA pueda desarrollar su lenguaje. Antes de construir frases, lo más seguro es que estos usuarios se comuniquen con nosotros empleando solo palabras clave, igual que cualquier niño desarrolla su lenguaje. En todos los casos que he visto, siempre he dado más importancia a la capacidad de los individuos para combinar palabras clave y he pasado por alto las incorrecciones gramaticales.

Centrarse en el modelado de frases gramaticalmente correctas y completas en el sistema de CAA plantea los problemas siguientes:

  • Al obsesionarnos con la corrección gramatical y con poner todas las palabras en orden, nos arriesgamos a perdernos las escasas e increíbles oportunidades de lograr que los individuos aprendan.
  • También corremos el riesgo de frustrarnos; sobre todo en los casos en los que no logremos dar con las palabras adecuadas en el sistema de CAA para obtener una frase correcta. Modelar todas y cada una de las palabras es demasiado.
  • A menudo, esto ni siquiera es realista: ¿Acaso siempre componemos frases largas y complejas en la vida real? Con frecuencia, nos valemos de una o dos palabras para transmitir nuestro mensaje de manera rápida y eficaz. Esto es muy importante también para los usuarios de la CAA.
  • Estas limitaciones pueden convertirse en auténticas barreras si queremos ser buenos compañeros de comunicación de modelado: Pueden hacer que nos rindamos, que creamos que el modelado no se nos da bien o que lo veamos como algo demasiado complejo. Sin embargo, si abandonamos el enfoque del modelado desde el punto de vista gramatical y nos centramos en las palabras clave, podremos dar nuestros primeros pasos y crear un modelado del lenguaje conforme nos vayamos familiarizando con el sistema de CAA y a medida que los individuos vayan utilizando la CAA cada vez más.

Aspectos clave para tener en cuenta:

  • A la hora de abordar el modelado en el sistema de CAA, es perfectamente aceptable utilizar el sistema para modelar de una a dos palabras (o las que sean necesarias) pese a que no se pronuncie la frase completa. Por ejemplo, podría modelar la frase “IR TIENDA COMPRAR PLÁTANOS” en mi sistema de CAA, pese a que pronunciaría la frase “he ido a la tienda a comprar plátanos”.
  • Modelar frases correctas desde el punto de vista gramatical también es válido si es un buen momento para el individuo. Por ejemplo, si el individuo utiliza su sistema de CAA para decir “IR TIENDA” cuando se le pregunta por lo que ha hecho, puede ser un buen momento para dar un paso más en el modelado y mostrarle cómo puede utilizar los apoyos gramaticales para buscar la palabra “FUI” o para modelar palabras pequeñas como "A" o "LA" en su sistema de CAA.

¿Cuántas palabras debemos modelar?

Como regla general, se recomienda modelar palabras y lenguaje un paso por encima del nivel actual de habilidades del alumno de CAA. Por lo tanto, si el alumno de CAA aún no utiliza el sistema para comunicarse con palabras sencillas, hay que modelar palabras sencillas. Por ejemplo, si sales de la clase para ir a la biblioteca, puedes decir verbalmente “es hora de ir a la biblioteca” y pulsar “IR” en el sistema de CAA al pronunciar la palabra “ir”. Cuando el alumno de CAA se encuentre en el nivel de palabras sencillas, puedes dar un paso más y añadir palabras al modelado. De este modo, cuando salgas de casa para ir a ver a la abuela, puedes decir verbalmente “vamos a ir a ver a la abuela” y pulsar “IR” y “ABUELA” cuando pronuncies estas palabras. Sigue modelando combinaciones de palabras en función de las habilidades de lenguaje del usuario de CAA.

¿Qué tipo de palabras debemos modelar?

Es importante modelar los componentes esenciales del lenguaje: las palabras esenciales. Mostrar a los individuos cómo pueden utilizar estas palabras esenciales de distintas maneras y con diferentes combinaciones para comunicar todo tipo de ideas es realmente útil.

Es importante modelar la utilización de distintas palabras por varios motivos: está bien modelar el lenguaje que empleamos para pedir cosas (“quiero”); sin embargo, es muy importante modelar también el lenguaje necesario para hacer comentarios, plantear preguntas, dar opiniones, describir cosas, contar noticias e historias, iniciar conversaciones y mucho más.

Ahora te toca a ti

Piensa en una actividad que te guste hacer con tus usuarios de CAA. ¿Qué PALABRAS CLAVE pueden decirse y modelarse durante dicha actividad? ¿Cómo pueden combinarse dichas palabras a la hora de realizar el modelado? ¿Sabes cómo encontrarlas en tu vocabulario de palabras esenciales? ¿Qué tipos distintos de motivos de comunicación (funciones) puedes modelar? Si el alumno está preparado, ¿hay una gramática específica que te gustaría modelar o enseñar durante la actividad?

Aquí tienes un breve ejemplo. Estamos leyendo el libro “¿Dónde está la oveja verde?”, de Mem Fox y Judy Horacek.