Los SÍ y NO de la CAA: Comunicación multimodal

Lectura de 2 minutos

Todos usamos muchas maneras diferentes de comunicarnos. A menudo los usuarios de CAA utilizarán los medios más rápidos y eficientes o la comunicación disponible para ellos en el momento. ¡Respeta todos los modos de comunicación, ya que todo juega un papel importante para convertirse en comunicadores eficaces!

Existen muchas, muchísimas formas de comunicarse.

A lo largo del día, puedes hablar con tu familia, saludar al vecino, enviar un correo electrónico a un compañero, un mensaje de texto a tu hermano, un mensaje de Facebook a un amigo o incluso una carta a tu abuela. Todos somos, de forma natural, comunicadores multimodales. Usamos distintos modos de comunicación.

Permite cualquier tipo de comunicación

Esto se puede aplicar perfectamente a los usuarios de CAA. Ellos también pueden usar felizmente muchos modos distintos de comunicación. Puede ser una combinación de vocalizaciones, palabras, intentos de palabras, señalización de imágenes, fotos u objetos, lenguaje de signos, gestos naturales, lenguaje corporal, expresión facial y su sistema de CAA.

A menudo, usarán las formas más rápidas y eficaces de comunicación a su alcance en cada momento. Todos los métodos de comunicación tienen cabida. Por tanto, todos ellos deben valorarse, respetarse y atenderse.

Un usuario de CAA puede elegir usar su sistema de CAA en distintas situaciones, y recurrir a métodos menos formales en otras. Puede decir algunas palabras usando su sistema de CAA (por ejemplo, “quiero eso”), mientras señala el objeto en cuestión. Puede señalar a una imagen en su programa visual (por ejemplo, “biblioteca”), mientras usa el lenguaje corporal para indicar que está preguntando dónde se encuentra la biblioteca. Puede que use su sistema de CAA para decir algo cuando su interlocutor no entiende sus gestos y vocalizaciones. Hay muchísimas combinaciones y soluciones que pueden ayudar a tener una buena comunicación.

Img 3971
Nick utilizando el lenguaje de signos y la vocalización, así como Proloquo2Go

La CAA no es una prueba

Recuerda: la CAA no es una prueba. Si un niño te ha dado un mensaje (usando los medios que tenga a su alcance) y has podido entenderlo, sería injusto esperar que lo diga de nuevo utilizando su sistema de CAA. Veamos un ejemplo:

Un niño dice verbalmente “MÁS” y señala el bote de pompas de jabón. Ha comunicado claramente que quiere más pompas. ¿Qué harías?

  • A. Darle el sistema de CAA e indicarle “Ahora dilo con tu comunicador”, esperando que genere el MISMO mensaje (“MÁS POMPAS”), pero esta vez con su sistema de CAA.
  • B. Usarlo como una oportunidad de modelar y ampliar su lenguaje. Tomas su sistema de CAA y dices “¡Ah! Me estás diciendo que QUIERES MÁS POMPAS DE JABÓN”, mientras pulsas “QUIERO MÁS POMPAS DE JABÓN” en el sistema de CAA. O incluso puedes modelar aún más el lenguaje con un comentario del tipo “Las POMPAS DE JABÓN son muy DIVERTIDAS”, “Vamos a lanzarlas HACIA ARRIBA”, o “¡Prepárate para ATRAPAR las POMPAS DE JABÓN!”.

Por supuesto, la opción B es la mejor. Usa cada intento de comunicación como una oportunidad de participar socialmente y de modelar el lenguaje. Y respeta cada forma de comunicación: ¡todas ellas son importantes para convertirse en comunicadores efectivos!

Referencias:

5 Things Not to Say to AAC Learners by PrAACtical AAC

Types of AAC (PDF) by Rocky Bay

Talking about Talking by PrAACtical AAC