El primer paso cuando te adentras en el proceso de la CAA es asumir que existe competencia.

«Comienza asumiendo que tu cliente es un alumno en proceso de desarrollar sus competencias. Una buena formación, unos modelos de lenguaje consistentes, las herramientas adecuadas y mucha práctica le guiarán a lo largo del proceso hacia una mejor comunicación. Es importante que, como profesionales clínicos, creamos verdaderamente en ello. Sí, es posible que tus clientes presenten ciertas discapacidades y que incluso lleguen a tener dificultades significativas, pero no cabe duda de que ellos notarán si realmente no estás creyendo en sus capacidades. Asume que existe competencia». Carole Zangari

Para asumir que existe competencia en los usuarios de CAA, nos basamos en dos principios. Estos principios se aplican a todos los seres humanos, independientemente del diagnóstico o del grado de discapacidad.

  1. Todo el mundo tiene algo que decir
  2. Todo el mundo puede aprender

Todo el mundo tiene algo que decir

Cada persona, independientemente de cómo se muestre a los demás, tiene una vida interior rica y única. Esta vida está llena de sentimientos, reflexiones, preferencias, opiniones, historias, recuerdos y sueños. Que una persona no tenga los medios necesarios para expresar su vida interior de una manera consistente y comprensible, no quiere decir que no sienta ese deseo como el resto de las personas. Nuestro objetivo debería ser que todos los usuarios de CAA consiguiesen expresar su vida interior de forma accesible para ellos y comprensible para la persona que les escucha. Esta rica vida interior va mucho más allá del mero hecho de pedir cosas. En ella también se encuentran todos y cada uno de los numerosos motivos por los que las personas se comunican entre ellas.

Todo el mundo puede aprender

Cuando una persona no es capaz de comunicarse a través del habla, no podemos tener un conocimiento preciso de su capacidad para entender y utilizar el lenguaje. No conocer las habilidades o el potencial de alguien hace que nos inclinemos por la opción menos arriesgada y asumamos que existe competencia.

No obstante, esto no significa que debamos dar por hecho que la persona ya sabe leer y escribir perfectamente con las habilidades lingüísticas receptivas y expresivas propias de su edad. Esto quiere decir que no conocemos ni podemos conocer el potencial de la persona hasta que le proporcionemos las herramientas de accesibilidad adecuadas, así como la formación requerida para usar dichas herramientas.  

Todo el mundo puede aprender y desarrollar sus capacidades con una formación y unas herramientas adecuadas. Esto no significa que todo el mundo pueda aprender de todo. Puede que nunca llegues a ser un esquiador de primer nivel, pero con la formación y práctica adecuada y disponiendo de equipo y accesorios de esquí de buena calidad puedes aprender movimientos básicos e ir mejorando tu técnica. Sin embargo, sin esquís ni formación, nunca llegarás a conocer tu potencial esquiando. Ocurre lo mismo con las personas que no pueden hablar y la comunicación. Todo el mundo tiene el potencial necesario, pero se necesita formación adecuada y efectiva en un SAAC antes de que se pueda descubrir y hacer uso de ese potencial.

Elegir un SAAC que asuma que existe competencia

¿Cómo influyen estos dos principios (todo el mundo tiene algo que decir y todo el mundo puede aprender) en el SAAC y en el vocabulario que elijamos? ¿Cómo podemos asegurarnos de usar un vocabulario que permita a la gente descubrir y hacer uso de su potencial?

Proporcionarles las palabras

Las personas que no pueden hablar o que lo hacen con cierta dificultad están en una posición de vulnerabilidad que es única. La realidad es que estas personas no podrán hablar si no les proporcionamos las palabras para hacerlo. Por ello debemos elegir un vocabulario que les permita acceder al mayor número de palabras posible. No podemos saber qué quiere decir una persona que no puede hablar con tan solo darle acceso a un SAAC con voz y todas las palabras.

Además de un vocabulario extenso, los usuarios de CAA necesitan acceder a las formas gramaticales de las palabras que hay en el SAAC. Esto incluye plurales, género y conjugaciones verbales. La evidencia científica ha demostrado que los usuarios de CAA tienen dificultades a la hora de aprender gramática. Si bien esto puede deberse a una serie de posibles causas, un motivo muy claro es que algunos SAACs no incluyen las formas gramaticales de las palabras. Si no están disponibles, obviamente un usuario de CAA no tendrá la posibilidad de aprenderlas ni de utilizarlas.

Existen infinidad de razones para comunicarte

Hay muchísimas razones diferentes por las que comunicarte con las personas. Cuando enseñamos CAA, solemos comenzar enseñando al alumno a que pida cosas, ya que da la impresión de que es la parte más fácil por la que empezar. Pero existen muchas otras razones por las que los humanos nos comunicamos para expresar nuestra rica vida interior. Si estamos asumiendo que existe competencia, debemos también asumir que todo el mundo necesita conocer todas estas razones por las que nos comunicamos. Si no le proporcionamos las palabras necesarias, sin duda estaremos bloqueando gran parte de la capacidad de expresión del usuario.  

Acceder al alfabeto

Un SAAC no debe asumir que solo exista competencia para aprender un sistema de comunicación basado en pictogramas.  También debe asumir que existe competencia para llegar a un cierto nivel de aprendizaje de lectoescritura. La capacidad de deletrear palabras de forma independiente ofrece al usuario de CAA una total libertad de expresión. Gracias a ello no tendrá que depender más de un tutor o terapeuta que le ayude para añadir palabras al SAAC. No obstante, aunque no se logre una lectoescritura completa, cualquier conocimiento ortográfico ya es un avance. Por ejemplo, poder utilizar los sonidos de las letras iniciales o inventarse una palabra para expresar algo que no está en el vocabulario de CAA son habilidades de un valor incalculable. Un SAAC que asume que existe competencia y capacidad de aprender también debe ofrecer acceso fácil y completo al alfabeto.

No existen prerrequisitos

Al elegir el SAAC adecuado para un usuario de CAA no debería existir ni un solo prerrequisito. No debería ser necesario que los usuarios de CAA tengan que demostrar sus habilidades antes de poder considerarse aptos para acceder a la CAA. Un usuario de CAA nunca es demasiado joven ni demasiado mayor para comenzar con la CAA. Asumir que existe competencia significa proporcionar a un usuario de CAA las herramientas y la formación que necesita para aprender, independientemente de su diagnóstico o de su grado de discapacidad.

El siguiente paso

Asumir que existe competencia significa dar por hecho que cada persona es única y que tiene algo que decir.  Una vez asumido esto, podremos seleccionar un SAAC equilibrado que ofrezca al usuario de CAA las palabras que necesita. Todo el mundo puede aprender. Todo el mundo tiene algo que decir. Pero no sabremos qué es hasta que no les demos la oportunidad.

Este artículo es solo uno de los muchos que se incluyen en «Preparación para CAA» de la serie Aprende CAA.


Referencias y enlaces (en inglés)