Implementación en el aula de un SAAC basado en palabras esenciales

 
Captura de pantalla Proloquo2Go
 
"Hola”, “Quiero Bob Esponja”, “Veo verde”, “Veo Matías”, “Quiero tijeras”, “Voy Educación Física”, “Quiero yogur”.
 
Durante seis cursos, bien a través de tableros, de gestos, de cuadernos PECS o incluso aproximándonos cada vez más a emisiones orales… este es el tipo de comunicación al que han estado expuestos mis alumnos, por la sencilla razón de que era la comunicación que les ofrecíamos. A buen seguro, pensando en ellos, ya que partíamos de sus intereses, rutinas diarias en el aula y en su casa. Pero siempre se trataba de una comunicación motivada y dirigida por nosotros, ante opciones que les presentábamos.
 
Y, si bien, pasar de la nada a este tipo de comunicación constituyó un paso importante para todos, cierto es que no resulta suficiente y que cumple muy pocas de las funciones comunicativas que podemos llegar a desarrollar.
 
Si por comunicación entendemos el acto de compartir algo, de poner algo en común, de hacer partícipe al otro o a los otros de lo que uno tiene; podemos considerar que ésta constituye un valor indispensable para nuestra vida social. De modo que es la base de la autoafirmación personal y social ya que, a través de ella, intercambiamos información, opiniones, reflexiones, inquietudes, pensamientos… con otras personas. Todo ello nos permite establecer relaciones personales con nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo y miembros de nuestra comunidad. Aprender a comunicarse es, pues, el pilar del desarrollo de nuestra personalidad.
Que nuestros alumnos se comuniquen sólo para pedir cosas o para informarnos de lo que ven o de adónde van no parece ser, por tanto, una buena base sobre la que sustentar el desarrollo de su personalidad.
 
Esto debería hacernos reflexionar y pensar en las muchas cosas que nosotros mismos comunicamos a diario a las diferentes personas que nos rodean: expresamos nuestros sentimientos, damos nuestra opinión, aceptamos o rechazamos propuestas, proponemos planes, contamos historias, nos referimos a hechos presentes, pasados o futuros, damos explicaciones, planificamos nuestro día y nuestras actividades, negociamos aquellos aspectos que no nos parecen bien para llegar a acuerdos, expresamos afecto, hacemos cumplidos o comentarios negativos, bromeamos…
 
Esta reflexión debería hacernos llegar a una conclusión que, a priori, parece evidente. Necesitamos modificar el grueso del vocabulario que ofrecemos a nuestros alumnos. Tal vez los sustantivos y la organización de los sistemas de comunicación por categorías semánticas, no sean la mejor opción. 
 
Tal vez deberíamos pensar qué funciones comunicativas necesitamos cubrir y buscar aquellas palabras que permitan hacerlo en cualquier contexto y situación, sin depender de la especificidad de los sustantivos.
Es en este punto donde aparecen como solución a nuestra inquietud las palabras esenciales. Las palabras esenciales son aquellas que constituyen la mayor parte de lo que comunicamos a diario. Y, curiosamente, no son sustantivos. Son verbos, pronombres, preposiciones, adverbios y adjetivos. Y, lo más sorprendente, es que no son muchos. Varios estudios en diferentes idiomas y grupos de edad han demostrado que alrededor de 50 palabras constituyen entre el 40 y el 50% de lo que decimos, 100 palabras constituyen alrededor del 60%, y de 200 a 400 palabras constituyen el 80% de las palabras que usamos cada día.
 
Este conocimiento llevó a la implementación en el aula de un nuevo sistema de comunicación más robusto, más completo, que se concretó en Proloquo2Go.
 
De los seis alumnos del aula, sólo uno de ellos era usuario de Proloquo2Go, pero el uso de la tecnología nos permitía tener su sistema en dos iPads, el de clase y el del alumno. Además, el hecho de contar en el aula con una televisión sobre la cual proyectar el contenido del iPad de clase permitió hacer modelado y enseñar el uso del nuevo SAAC a nuestro usuario principal y al resto de compañeros que observaban y participaban de las conversaciones de forma oral. También, contar con el panel de palabras esenciales proporcionado por AssistiveWare y con las capturas de pantallas del dispositivo de nuestro alumno ampliadas a tamaño A3 y dispuestas en el aula de forma que siempre estuviesen accesibles, facilitaba que en todo momento, la comunicación surgiese de forma espontánea hasta en aquellos alumnos que hasta ese momento seguían contando con un SAAC de tipo PECS en un dispositivo electrónico.
 
Profesora modela con alumna en un iPad con Proloquo2Go
 
De este modo, pasamos del “quiero” y “veo” a saludarnos cada mañana, contar lo que habíamos hecho el fin de semana, comentar lo que le había pasado a algún compañero que no había venido a clase, dar nuestra opinión sobre los trabajos de los compañeros, hacer cumplidos, hacer comentarios sobre la ropa, expresar nuestra alegría o nuestro enfado ante conductas inadecuadas, comentar dónde nos dolía, hacer recados…
 
Las funciones comunicativas que trabajábamos ahora eran ya mucho más amplias y eso daba calidad a las interacciones sociales de nuestro alumno. Por otro lado, contar con un SAAC en un dispositivo con salida de voz, hace que cualquier persona que no sea del entorno cercano al alumno pueda entenderlo por lo que se incrementa mucho su nivel de participación social en diferentes contextos. 
 
Para que nuestro alumno aprenda a comunicarse con su SAAC debemos enseñarle usándolo nosotros para comunicarnos con él y con el resto de compañeros. Realmente, todas las personas cercanas al alumno: profesionales del centro educativo y familia deben estar al corriente de este sistema de comunicación, aprender a manejarlo y, sobre todo, hacer uso del mismo en sus intercambios comunicativos con el alumno. 
Para ello, es importante contar con una buena formación y extenderla a todas las personas implicadas. 

Captura de pantalla Proloquo2Go panel personalizado Educación física

Panel personalizado / Profesores Panel personalizado / Educación física

             
Los principios esenciales que no debemos perder de vista a la hora de comunicarnos con un SAAC son los siguientes:
  • Asumiremos competencia, es decir, vamos a pensar siempre que nuestro alumno va a ser capaz de comunicarse y en esa línea trabajaremos todos.
  • Seremos flexibles ante cambios imprevistos, nuevas necesidades… y persistentes a la hora de afrontar la enseñanza del nuevo SAAC con el alumno y el resto de personas implicadas en su desarrollo.
  • Seremos coherentes y usaremos la comunicación de forma periódica y eficaz, ya que así lo hacemos a diario en nuestras vidas con nuestro lenguaje oral. 
  • Ofreceremos situaciones reales y motivantes para la comunicación. En un aula siempre pasan cosas. Aprovecharemos para hablar de ellas en los momentos que sucedan y sean significativas para nuestro alumno.
  • Seremos pacientes. No podemos pretender que el primer día ya use de forma eficiente su nuevo SAAC. Al igual que nosotros necesitamos horas y horas de exposición a nuestra lengua materna para dominarla y vamos haciendo pequeñas aproximaciones desde bebés, nuestros alumnos necesitarán horas y horas de exposición y de modelado con su SAAC. Poco a poco, iniciaran con él actividades de exploración a las que nosotros iremos atribuyendo significado comunicativo. Y, a partir de ahí, continuarán progresando.
  • Nos aseguraremos siempre de que su SAAC esté disponible. Contaremos con copias de seguridad y en su defecto con capturas de pantalla plastificadas y encuadernadas por si algún fallo técnico en el soporte electrónico dificultase momentáneamente la comunicación. En el aula las palabras esenciales estarán visibles y serán accesibles para todos de modo que podamos modelar sobre ellas sin necesidad del dispositivo electrónico de nuestro alumno.
Y, finalmente, 
  • Disfrutaremos de la comunicación, porque como ya hemos visto, es la base de todas nuestras relaciones sociales.
Observar en este último curso los avances de mi alumno no solo a nivel comunicativo con su SAAC sino, también, la influencia que éste ha tenido en el desarrollo de su lenguaje oral y de su lectoescritura, me llena de satisfacción. 
 
El uso de SAAC robusto y con un vocabulario amplio afianza el desarrollo del lenguaje, fortalece las habilidades lingüísticas y ayuda a desarrollar las habilidades de alfabetización.
 
Beatriz con un tablero de palabras esenciales de Proloquo2Go
 
Beatriz Gómez Gil 
Maestra en el CEE Jean Piaget de Zaragoza
 

 

Share this page